Teatro. Pareja Abierta. Teatro Cuyás

Lili Quintana y Carmelo Alcántara son la PAREJA ABIERTA que dirigen los Profetas de Mueble Bar. Un divertidísimo texto del Premio Nobel Dario Fo y de Franca Rame.

PAREJA ABIERTA de Dario Fo y Franca Rame
V1 y S2 NOVIEMBRE, 20.30H. D3 NOVIEMBRE, 19.00H.
Duración: 2 h. sin pausa

PB-23€/1er ANF.B-20€/1er ANF.A-15€/2º ANF.-12€ con descuentos

Versión: Carla Matteini
Dirección: Profetas de Mueble Bar

Reparto: Lili Quintana y Carmelo Alcántara

Una producción de profetas de mueble bar y AUVE producciones s.l.

Pareja abierta es uno de esos textos que no pasan de moda, la pareja y sus circunstancias es ya uno de los grandes temas, un género, del teatro de nuestro tiempo. Escrito por dos grandes cómicos de la escena italiana e internacional, Dario Fo, Premio Nobel de Literatura por el espíritu renovador de su teatro, y Franca Rame, quien ha hecho del monólogo teatral un gran género. Juntos han actualizado el teatro contemporáneo.

Para nuestra propuesta hemos elegido a Lili Quintana y Carmelo Alcántara, dos grandes intérpretes muy conocidos y queridos por nuestro público, que tienen esa química tan necesaria para esta puesta en escena.

A pesar del tema, absolutamente serio, o quizá por él, el espectáculo está cargado de ironías, de provocaciones a la risa, desarrolladas en total clave cómica. Es un carrusel vertiginoso de situaciones hilarantes en el que los espectadores se reconocerán fácilmente. Tan típicas y grotescas que encuentran en la risa su dimensión teatral.

Dario Fo y Franca Rame

Pío y Antonia son una pareja en crisis. Dominados, según él, por “el desencanto, la desmovilización, la derrota de los ideales”. Pío propone una alternativa: pareja abierta. Antonia quiere morir pero acepta con tal de salvar su matrimonio.
Para Pío todo va bien, incluso sus hijos aplauden la situación, cambia de coche (un deportivo, rojo, claro) y ya no tiene que ocultar sus aventuras… Pero un día Antonia supera su depresión, encuentra trabajo y… ¡un hombre! Un físico nuclear que la corteja y comprende. A Pío lo devoran los celos, y entonces…

Comparte este artículo