La hora en que la preocupación mató al gato

Nos encontramos en una época de la historia en la que las curiosidades están tornándose cada vez más en preocupaciones y estamos inconscientemente retrocediendo al siglo XVI.  Parémonos un segundo y pensemos qué puede ser mejor, morir de curiosidad o morir de preocupación, ¿vosotros qué pensáis? Para mí, sin duda, es preferible  tener curiosidad a tener preocupación.

Para qué vamos a preocuparnos de si mañana va a llover o va a hacer un día soleado cuando podemos disfrutar más sintiendo la curiosidad de pensar si el atardecer estará semicubierto por un mar de nubes o si el sol reflejará sus rayos en las gotas de lluvia que caerán sobre el mar.

Históricamente, la frase que hoy en día conocemos como la curiosidad mató al gato, tiene  su procedencia en el proverbio inglés care killed the cat (la preocupación mató al gato), que con el paso del tiempo derivó en curiosity killed the cat  (la curiosidad mató al gato).  Mejor hubiera sido que los gatos no muriesen ni de curiosidad ni de preocupaciones, pero el mundo evoluciona y lo que antes era preocupación se vuelve curiosidad, pero eso sólo ha pasado en los gatos.

Sin embargo, el ser humano cada vez muestra más síntomas de insatisfacción causados por preocupaciones. Vivimos en mundo en que muchas veces somos incapaces de dejar de preocuparnos y pasar a la curiosidad, esa es la transformación que deberíamos hacer. No podemos estar constantemente preocupados por una cosa u otra, esto es muy difícil  porque ya desde que somos niños la educación se encarga de hacernos personas preocupadas, cuando somos adolescentes, la calle se encarga de mantenernos en constantes preocupaciones y cuando somos adultos, todo son preocupaciones.

Hoy en día lo que el mundo necesita tener es gente curiosa, que curiosee, que comparta las curiosidades y que aprenda de ellas. El mundo no busca gente con preocupaciones, el  mundo huye de las preocupaciones y nos las transmite, ¿para qué queremos preocuparnos por el mundo si el mundo en sí es una curiosidad?

Termino presentando una curiosidad para animaros a ser curiosos y dejar por un momento de lado las preocupaciones. ¿Sabéis por qué los relojes que salen en los anuncios muestran siempre las 10.10h o similar? Pues todo ello es por varios motivos muy psicológicos, algunos de ellos son: las manillas conforman en esa posición un “check” que quiere decir un “ok”, de este modo no se tapan ni el logo o marca ni las esferas de calendario,  el hecho de marcar las 10 horas hace recordar a la gente un día de vacaciones en que no tiene que madrugar para levantarse e ir a trabajar. Y el principal motivo, que las 10.10 es la hora en que la preocupación pasó a ser curiosidad, así que poned el despertador a las 10.00 para que no se os pase el momento y la curiosidad no siga dormida.

 

Víctor Daniel Díaz Suárez — victordiazsuarez@gmail.com

Comparte este artículo