Las cenizas de Pasolini en Gran Canaria

Samir Delgado


A esta hora incierta para la cultura una ciudad como Las Palmas de Gran Canaria no se puede permitir ciertos lujos. La suspensión totalmente desafortunada de la convocatoria de su XX Premio Internacional de Poesía o el triste anuncio de cobro por entrada a sus museos más singulares como el Centro Atlántico de Arte Moderno son buena prueba de los recortes arbitrarios que desde las instituciones insulares se promueven con nocturnidad y alevosía a la manera de sacrificio necesario por la crisis económica. Y quien pierde una vez más es la cultura y la ciudad que sufre un linchamiento de despropósitos tras la pérdida de su aspiración espectacular como finalista a ser Capital Europea de la Cultura en 2016.

Esta hecatombe cultural que viene a más en una espiral de retroceso hacia las prácticas políticas de los primeros años de democracia con una estructura jerárquica en la toma de decisiones y una dependencia insostenible hacia la financiación privada parace que no deja lugar a dudas sobre el hecho de que no son buenos tiempos para la lírica. No obstante, a pesar del declive cultural que padecen las islas y la presión del poder mediático que insiste en su dinámica de proyectar el archipiélago exteriormente como una playa con hamacas de clima subtropical, existen numerosos referentes ciudadanos que están echando a sus espaldas mediante el ejercicio de la autogestión todo el peso de la cultura más alternativa y comprometida ofreciendo un caudad inagotable de propuestas que mantienen con vida el impulso cosmopolita de nuestra ciudad.

Hoy mismo da comienzo un nuevo ciclo del Foro de Crítica y Sociedad de Las Palmas de Gran Canaria con un repaso sensacional al universo intelectual y creativo de una de las figuras más conmovedoras de la cultura europea: Pier Paolo Pasolini. Una vez cumplido el noventa aniversario de su nacimiento ya quisiera el propio Instituto Cervantes de Roma tener una cartelera de actividades culturales en torno al cineasta y poeta italiano donde se refleje con plena actualidad la vigencia de su pensamiento social y las influencias de su obra cinematográfica que todavía despierta inspiración en producciones independientes de todo el globo.

Quienes asistan a las veladas sobre Pasolini en el céntrico Café Despacio de la capital grancanaria podrán tener a mano una visión pormenorizada del legado filosófico del autor de Las cenizas de Gramsci a cargo de Daniel Barreto o Davide Payser, juntos a otros compañeros del colectivo social, además de que contarán con una oportunidad para volver a presenciar la proyección de los trabajos del realizador Pedro García cuyas cintas personales sobre Pasolini fueron seleccionadas en el pasado Festival de Cine de Las Palmas de Gran Canaria. Muy a pesar de la creciente incertidumbre que planea sobre el panorama cultural de nuestras islas, serán precisamente las cenizas de Pasolini en Gran Canaria las que posibiliten un nuevo impulso de revitalización crítica y puesta en escena de espacios sociales para la toma de conciencia sobre las posibilidades reales que tiene la ciudadanía para que la cultura de la resistencia sea la protagonista en nuestra ciudad. 

19 de Abril de 2012   

Más información sobre este ciclo aquí: http://labohemia.es/ultimas-entradas/ciclo-en-torno-a-pier-paolo-pasolini/

Comparte este artículo